Bienestar

¿Amar demasiado, es amar?

¿Amar demasiado, es amar?

Escrito por: Suhealy Sierra

Querer, amar, desear a tu pareja es lo más natural cuando estas enamorada, pero ¿cuál es el límite sano que logra el equilibrio en la pareja?, ¿alguna vez has llegado a pensar que lo amas demasiado y que haga lo que haga lo vas a perdonar? ¿Qué sucede con la pareja cuando se llegan a romper los límites y comienza a afectar la relación e incluso tu autoestima?

Imagino has escuchado hablar sobre codependencia, y es difícil aceptar e incluso darte cuenta que vives en una relación codependiente…pero si este término te suena o te ha llegado a cuestionar, no te vayas, esto te puede interesar.

La codependencia es un padecimiento psicológico que provoca sufrimiento emocional, toda persona que la padece tiende a establecer relaciones toxicas a nivel pareja, laboral, amistosa y familiar. La persona codependiente sacrifica su tiempo, dinero, e incluso su vida por complacer a otros, olvidándose la mayor parte del tiempo de sí misma.

“Se considera que una persona es codependiente porque permanece junto a una pareja que abusa de ella o la explota, y organiza su vida alrededor de dicha persona problemática (adicta a cualquier sustancia, violenta, agresiva, manipuladora, entre otros) por medio de un fuerte compromiso, a pesar de la falta de satisfacciones personales o de gratificaciones propias” (Noriega, 2002)

La codependencia se presenta con mayor frecuencia en mujeres que hombres, posiblemente refleja una estrategia del estereotipo femenino, que las mujeres utilizan para enfrentarse a los estresores ambientales. Una persona con codependencia depende de otros para determinar su valor o lo obtiene comparándose con los demás, las personas que no establecen límites adecuadamente no solo no se protegen a sí mismas, también carecen de habilidad para reconocer el derecho de poner límites a los demás.

La persona que padece de codependencia, entonces permitirá en otras conductas y comportamientos que le hacen daño por evitar el abandono o enojo de su pareja, amigos, familiares y otros.

Desarrollar codependencia comienza con los mitos de crianza, cuando los padres no enseñan a sus hijos a elegir, a experimentar y tomar decisiones, limitándose a ejecutar lo que sus cuidadores le elija por temor al enojo, abandono, rechazo e incluso perdida del amor y protección de los seres que el infante ama. Orillándoles a vivir en una búsqueda constante de la aceptación y un amor propio casi inexistente.

Cuando somos adultas, la codependencia (búsqueda de la aceptación del otro) será la única manera de sostener una relación, pues no sé conoce otra forma de ser “amada”. Y es habitual que muchas mujeres aceptemos terribles condiciones de vida para evitar ser abandonadas (lo cual tiene un gran estigma social).

Ahora, para que exista una relación codependiente, ambos integrantes de la pareja deben poseer cierto grado de esta condición en su personalidad, regularmente escogen pareja por sentirse sol@s, poco aceptad@s, ya han tenido relaciones toxicas, y creen fielmente que pueden cambiar con su amor y buenos tratos (sacrificios) a esa persona “especial”

Se es capaz de darlo todo por alguien que no te dará nada a cambio, pero promete devolver lo mismo, por alguien que golpea y pide perdón, te escribe cartas románticas, dedica canciones y jura que no lo vuelve a hacer, pero si, sucede de nuevo y cada vez con mayor violencia; manipula y limita las visitas de tus familiares, salidas con tus amigas, la ropa que usas, la gente con quien hablas o de lo que hablas, gasta tu dinero porque es de los dos como pareja, pero el suyo es intocable, y más…

En el aspecto sexual, la codependencia sexual, se presenta cuando dos personas se encuentran unidas debido a sus deficiencias y necesidades no resueltas en el aspecto emocional (la aprobación y aceptación del otro). Pero cumpliendo con los deseos sexuales de su pareja por necesidad y no por amor. Es decir, aceptan tener actividad sexual, sin ganas, ni deseo e incluso forzadas…Suelen entablar relaciones sexuales a veces sin límites o con un alto riesgo con tal de no estar solas o ser abandonadas, e incluso son incapaces de romper una relación toxica por no perder contacto sexual, que también puede llegar a ser sumamente gratificante, aunque no tengan situaciones en común en ningún otro aspecto como pareja.

Las personas que padecen de codependencia sexual suelen hacer de su relación una situación frustrante que solo pueden compensar con sexo.

Una persona codependiente, entonces, confunde el amor con necesitar, con amar demasiado, con no poder continuar con su vida sin esa persona “especial”, y mantener una relación así impide conocer a personas más sanas con quien disfrutar de un amor sano y constructivo, porque como ya te lo había dicho, el amor no duele.

Si te encuentras en una relación así, o acabas de salir de una relación así, necesitas encontrarte contigo misma, sanar viejas y nuevas heridas para aprender a lidiar con esta condición.

Ser codependiente no tiene por qué llevarte a involucrarte en relaciones destructivas, si aprendes a manejar tu codependencia. Y sí gustas, la puerta de mi consultorio siempre estará abierta para ti.

Te dejo a continuación algunos signos y síntomas de codependencia, que te pueden ser de utilidad:

  • Pensar solo en el bienestar del otro, sin tener en cuenta las necesidades propias.
  • Un sentido exagerado de responsabilidad por las acciones de otros.
  • Confundir amor con lástima, y querer rescatar constantemente a todos los que le rodeen.
  • Tendencia a implicarse con individuos con problemas psicológicos o indisponibles en el plano emocional.
  • Tendencia a hacer más de lo que corresponde, todo el tiempo.
  • Tendencia a sentirse heridos cuando las personas no reconocen sus esfuerzos.
  • Hacer todo para permanecer en la relación y evitar sentimiento de abandono.
  • Necesidad de aprobación y reconocimiento
  • Existe un intento de regular los sentimientos internos propios a través del control de personas, conductas y situaciones.
  • Falta de confianza en sí mismo o/y en otros.
  • Dificultad para identificar sentimientos.
  • Problemas de intimidad y límites.
  • Enojo crónico.
  • Hipersensibilidad a la crítica.
  • Creencia de que otros causan o son responsables de sus emociones y elecciones.

 ¿Quieres saber más?, contáctame. Vivir el amor en libertad es posible.

 

 

Psicoterapia individual y de pareja

https://www.psico.mx/psicologos/psic-suhealy-sierra

https://psicsuhealysierra.wixsite.com/website

Whatsapp

Facebook   Psic. Suhealy 

 Instagram Psic. Suhealy Sierra

Contactar por correo

              

Leave a comment